Tras gran homenaje los restos de Fangio ya descansan en el Museo

Fueron trasladados desde el Cementerio Municipal hacia el Museo, pasando por lugares emblemáticos y la ciudad participó del homenaje. Los Granaderos y Patricios lo escoltaron al Museo y luego al mausoleo. “Fangio es un hombre maravilloso”, dijo Jackie Stewart.

Concluyó finalmente este miércoles y ante una multitud, con periodismo nacional e internacional acreditado, el homenaje“Tributo a Juan Manuel Fangio”, acción que tuvo como fin el traslado de restos del “Chueco” desde el Cementerio Municipal hacia el Museo del Automovilismo, en un cortejo muy emotivo y perfectamente organizado, el cual sirvió como excusa también para recorrer puntos relacionados su vida. No se preveía que a su paso varias entidades y público en general le rinda sus respetos, tal como ocurrió en 1995 cuando falleció y el oficio religioso se realice en el Museo, justamente.

 

REVIVI EL HOMENAJE COMPLETO A JUAN MANUEL FANGIO

(Gentileza: Streaming Mar del Plata)

 

 

El cortejo partió desde la Necrópolis acompañado por un escuadrón de motos de la Policía Federal durante todo el trayecto. El cuerpo, a bordo de una limusina Toyota negra, propiedad de la Casa Sampietro (Mar del Plata), inició el periplo desde la Escuela 6 (Av. Pueyrredón y Dorrego, llegó hasta avenida Virgen de Lujan y avenida Favaloro, pasando por el Club Amigos Unidos, por Escuela 3, donde varios escolares aplaudieron su paso, También por Escuela 1 (donde cursó 4° grado), pero allí no había chicos esperando, bordeando Plaza Libertad, por Iglesia San José hacia calle 15, con salida por 16 y retome a la avenida Del Valle. El cortejo pasó también por Club Ferroviarios.

 

En el Cuartel de Bomberos la guardia del Cuerpo activo saludó su paso, mientras los chicos de la Escuela 4 (su primera escuela) lo vivaron y aplaudieron. El cortejo llegó hasta la avenida Caseros hasta calle 13 con la misión de pasar por su casa natal. Allí un grupo de vecinos saludó su paso. El desvío por calle 12 hacia Del Valle, tuvo como fin pasar por la Estación de Servicio donde Fangio junto a los hermanos Duffard tuvieron su primera empresa comercial. Allí, lo esperaba uno de sus primeros autos con una gigantografía a tamaño real. El paso continuó por la Municipalidad, ingresó a Plaza Libertad y salió por calle 18 en contramano.

 

DESDE EL CEMENTERIO. Granaderos y Patricios ingresan el féretro al coche fúnebre con destino al Museo.

 

Al son de los motores de autos de competición, el coche fúnebre ingresó a la cuadra del Museo y el traslado a pulso estuvo a cargo de los regimientos de Granaderos y de Patricios, quienes ingresaron por la puerta principal y depositaron en féretro en el hall central. Allí el padre Pablo Etchepareborda brindó el elogio fúnebre. Posteriormente hizo uso de la palabra el tricampeón mundial Jackie Stewart, el concurrente más importante al evento y alma mater del homenaje. “Para mi verdaderamente esto es una experiencia increíble. Lo que ha hecho Fangio ha sido fantástico, ha hecho a esta ciudad famosa”.

 

AL MAUSOLEO. El féretro de Fangio fue traslado a pulso de los regimientos a la cripta de cristal.

 

“Fangio fue el mejor piloto de carreras del mundo”, dijo Stewart, agregando además que “nadie ha representado a su país con tanto orgullo como Juan Manuel Fango”. SIR Jackie recordó también “estuve en este lugar cuando Fangio murió y la emoción vuelve a desbordarme porque hoy estoy en el mismo lugar para despedirlo, aquí, en su casa”, describió. “Me cuesta creer que haya otra persona que haya sido reconocida de tal manera y la vez tan admirado como Fangio”, aseguró. Recordó también el escocés que de joven vio sus carreras, “lo admiré de chico y fui su amigo y eso significa mucho para mí”.

 

DESPEDIDA. Jackie Stewart sale del Museo tras el homenaje: “Fangio he is a wonderful man”, dijo.

 

Y culminó: “Estoy muy orgulloso de haber sido invitado hoy aquí”, y posando su mano derecha en el ataúd cerró: “Fangio he is a wonderful man” (Fangio es un hombre maravilloso). El punto culmine del homenaje fue cuando los granaderos trasladaron el féretro hacia el Mausoleo de cristal, ubicado en el ala sur del edificio. El paso fue solemne hacia la cripta. Allí esperaban el propio Stewart, Rubén, Oscar y Juan Fangio, sus hijos y Oreste Berta. El cierre fue en el autódromo con un desfile de autos emblemáticos.

 

EN SU CASA. Un empleado de la Casa Sampietro custodia los restos de Fangio, ya en el Mausoleo.

 

EL TRIBUTO A FANGIO EN IMAGENES

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior