Meritoria tarea tuvo en el GP de Palermo Martín La Palma

Es el clásico más importante del turf argentino, con vuelo internacional. Allí, el balcarceño hizo su debut con un potrillo de raza culminando 5° entre 12 competidores. “Es un clásico que los vi muchas veces desde la tribuna y que siempre soñé correr”, reconoció. INFORME.

El Gran Premio Nacional de Palermo tuvo un gran marco, componiendo la Triple Corona del turf argentino, donde también se definieron el GP de Palermo y el GP Maipú dentro de un programa de 16 carreras y en uno de los escenarios más importantes del país en la especialidad. En ese ámbito hizo su debut el jockey local Martín La Palma, al control de “Keino”, un macho de 3 años hijo de Il Campione (Scat Daddy) y Kentucky Rose por Cima De Triomphe, dentro de una serie de caballos que animaron la duodécima carrera, del GP, en Palermo, el sábado último. Allí, el balcarceño terminó 5° tras meritoria actuación.

 

El certamen es el clásico más importante para caballos milleros que se disputa en el Hipódromo Argentino de Palermo, sobre pista de arena, y que convoca a todo caballo de 3 años y más edad, oriundos de cualquier país, a peso por edad. Está catalogado como un certamen de Grupo 1 en la escala internacional. Se disputa como antesala del Gran Premio Nacional. La carrera marcó el cierre de una Triple Corona que tuvo tres vencedores diferentes: Niño Guapo, al mando del jockey William Pereyra, que estuvo cerca de caerse, con festejo en suspenso; para quedarse con el GP Nacional, sobre 2.500m.

 

EN EQUIPO. La Palma montado a Keino, el potrillo que guió en Palermo y su propietaria Agustina Tassitani.

 

Malibú Spring, guiado por Marcelo Borda, que agigantó su leyenda ganando por siete cuerpos al resto y obtuvo el Gran Premio de Palermo, sobre 1.600m; y Lady Sprinter, una yegua estadounidense que guió Wilson Pereyra, sobre 1.000m. Para La Palma (26 años), de naciente trayectoria en el deporte, fue la primera experiencia en el Derby argentino. El jockey balcarceño se inició en Tandil junto al platense Víctor Sabín, un reconocido entrenador y entendido en la materia. Tras graduarse en 2021, La Palma logró los 120 triunfos que precisa para escalar al nivel profesional. Su primer caballo fue Paint Revelde.

 

“Tuve que sortear muchas barreras, pero con trabajo y esfuerzo todo llega. Hay que luchar y saber esperar el momento”, le dijo el balcarceño la semana pasada al diario La Nación. Sobre el potrillo que comandó, propiedad de su novia, dijo que “tiene mucho genio y el equipo hizo un gran trabajo”. Sobre el derby destacó: “es un clásico que los vi muchas veces desde la tribuna. Un jockey siempre sueña con correr estas carreras tan importantes y las quiere ganar, pero para un jockey no es todo es el triunfo, sino también es un logro tener la oportunidad de buscar el mejor resultado posible”, definió el “Fangio de Plata”.

 

GRADUADO. La Palma tuvo un buen debut en el Nacional. Se había graduado el año pasado en Tandil.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver al botón superior