Vigente, a pesar de todo, el Autódromo cumple 50 años

Se inauguró el domingo 16 de enero de 1972 con una carrera de Prototipos que terminó con lluvia. Fangio lo proyectó como un circuito internacional que albergaría la F1, pero la FIA nisiquiera analizó la posibilidad. El antes y después de 2011 y la actualidad del circuito.

Llega este domingo a su 50° aniversario el Autódromo “Juan Manuel Fangio”, máximo capital turístico-deportivo que posee el Partido de Balcarce y por el cual han rodado las máximas categorías de nuestro país, incluyendo algunas sudamericanas y hasta internacionales. Cualquier comentario queda corto cuando se trata de hacer referencia al máximo trazado serrano de la provincia de Buenos Aires, el único que se ha tatuado a máquina, martillo y cincel en medio de una sierra, una de las más imponentes de la región, para siempre. Templo de la velocidad que custodia al alma del más grande: Juan Manuel Fangio.

 

Como la vida de la humanidad, el autódromo también tuvo un antes y un después, con una historia que bien podría dividirse en dos partes: 1972-2011 y 2011 en adelante, la fecha bisagra: 13 de noviembre, y casi todos saben el porqué, aunque para las nuevas generaciones es necesario recordar, que ese domingo fue el día de la peor tragedia registrada hasta la fecha: el accidente con posterior muerte de Guido Falaschi, ocurrido a la salida del puente durante la disputa de la 15° final del torneo de Turismo Carretera de ese año. Desde entonces, el autódromo no ha recibido más a la popular categoría.

 

LA VARIANTE. La última obra realizada en el JMF, une dos curvones y permite un circuito extra para zonales.

 

A partir de allí la actividad se enfocó mayormente al panorama zonal, con algún que otro evento extra automovilístico, al tiempo que, con largas pausas, se le fueron inyectando algunas obras, afines a los requerimientos de las únicas categorías que hacen uso del circuito. La llegada de algunas categorías nacionales, como el Rally CARX o el Rally argentino, alimentaron el sueño de recuperar la competencia nacional, pero la inversión requerida para tal efecto, es por ahora una meta imposible de cumplir. Hoy, para realizar las obras requeridas para que vuelva el TC, se necesitarían unos 2 millones de dólares.

 

Antes del fatídico 13/11, el Fangio fue escenario de tantísimas categorías de toda índole: Sport Prototipos, F1 Mecánica Nacional, F2 y F3 Sudamericana, CAP Datsun, TC2000, Top Race, monopostos, Rally, y hasta motos GP, y por supuesto el TC, la categoría nacional que más veces lo visitó cuando dejó los peligrosos semipermanentes para pasar a los más que seguros autódromos. Todo está escrito entre sus piedras, ya que su circuito mutó miles de veces, a causa de las rompeduras producidas por las vertientes serranas. Un estudio realizado hace algunos años, encontró asfalto del autódromo a casi 10m bajo tierra.

 

Hoy el “Fangio” está supeditado al calendario Zonal, del cual ha ganado bastante más terreno, ya que siempre es incluido en las instancias clave del certamen, que pretende volver a reunir a las máximas categorías del automovilismo Zonal. En la previa a la FNA29, se ha tomado en cuenta al circuito para una serie de homenajes, aunque no será el epicentro de la realización (como realmente debería ocurrir). Su avance más importante de los últimos tiempos fue la construcción de una variante que permite agilidad al circuito menor, empleado para las zonales. Esto se logró merced a la comisión que lo asiste.

 

HOMENAJE. En 2017 cuando el autódromo cumplió 45 años se colocaron placas y arboles en homenaje.

 

 

 

Autódromo “Ciudad de Balcarce”: El inicio de la historia

 

En 1967, se empezó a darle forma a una idea de Fangio, que había quedado prendado cuando vio la espectacularidad que ofrecía en el autódromo de la Quebrada de Zonda, en Rivadavia, San Juan. El circuito cuenta con la particularidad que se halla enclavado en medio de la montaña, en un complejo entre cerros que hasta su construcción parecían imposibles. Fangio imaginó algo parecido en la sierra más grande del partido: La Barrosa, que, a diferencia del suelo sanjuanino ofrecía un suelo un poco más maneable. Asique el “Chueco” fue tras los ingenieros de aquel proyecto: José Romano Petrini y Alberto Olivera.

 

Los ingenieros sanjuaninos se ajustaron a los consejos de Fangio que, aunque no conocía mucho de ingeniería, sabía cómo adecuar el circuito a la dinámica de los pilotos. En paralelo, la intendencia a cargo del Cap (RE) Juan José Mare, recibía los fondos necesarios para iniciar las obras y la obra comenzó a fluir a pasos agigantados. Las máquinas daban batalla a ese suelo poco explorado e inepto para la construcción. Al lugar llegaban los medios especializados de entonces, como Carburando, Campeones, Automundo, Corsa o El Gráfico, para entrevistar al intendente, que los recibía en medio de ese barro arcilloso.

 

Casi en paralelo a la construcción del Autódromo, se conformó la comisión Pro Socios Fundadores del autódromo “Ciudad de Balcarce”, compuesta por más de 3.400 vecinos que aportaron el dinero restante para culminar la obra que, aunque muy acelerada, no llegaba a los plazos previstos. En la última etapa, entre fines de noviembre del ’71 hasta su fecha de apertura, el trabajo, sudor y esfuerzo dejado en La Barrosa, fue titánico. Finalmente, el gran día llegó: 16 de enero de 1972. El autódromo vio la luz, y el paredón serrano empezó a mostrarse como algo cotidiano. Fue el inicio de la historia del circuito.

 

LA PRIMERA FINAL. John Hine (16) y Joakim Bonnier (4) encabezan la fila india en la final de SP.

 

 

La primera carrera, un fracaso

 

Aun con los boxes apuntalados, a medio terminar, y los servicios y señaléticas estampados a las apuradas, el circuito se inauguró entre bombos y platillos con una carrera de Sport Prototipo internacional, aprovechando que una semana antes se habían disputado los 1000 Kilómetros de Buenos Aires del Campeonato Mundial de Marcas (actual WEC). El viernes, con la pista sucia por los resabios de la construcción, el bahiense Héctor Plano, posterior subcampeón argentino de la categoría, fue el primer piloto en el historial en dar una vuelta completa al circuito. Fue con un Baufer que finalmente no soportó la carrera.

 

Solo pudo completar 13 vueltas en la primera serie, y no le permitieron largar la segunda. En tanto, el sueco Reine Wisell marcó la pole (1m35s05, a 167,425 km/h) con otro Lola T212. El domingo la competencia, pactada a dos series de 35 vueltas por suma de tiempo para el resultado final, casi no se disputó. Una tormenta se abatió sobre el circuito una hora y media antes de la hora fijada para la partida. Estuvo a punto de suspenderse, pero se pudo correr. Había 18 autos anotados, pero sólo largaron 14, cinco de ellos conducidos por pilotos argentinos. La final fue un tedio que no estuvo a la altura del acontecimiento.

 

La categoría no era conocida y el piloto que la ganó menos: John Hine, un robusto inglés de largas patillas y mirada clara, que se impuso a bordo de un Chevron B19 azul, a 165,883 km/h. Fue escoltado por el brasileño José Carlos Pace (AMS) mientras que el sueco Joakim Bonnier (Lola T212), fue tercero. El argentino mejor clasificado fue Néstor Jesús García Veiga. El arrecifeño, campeón argentino de Sport Prototipo en 1970 terminó séptimo con un Lola T212 de dos litros, del equipo del sueco Joakim Bonnier, a cuatro vueltas del ganador. Al final, una torrencial lluvia veraniega le bajó el telón a un día histórico.

 

ENTREVISTA. En Nürburgring el “Chueco” hablaba del autódromo y de su sueño de traer a la Fórmula 1.

 

 

Fórmula 1, la gran frustración del “Chueco”

 

La idea original de Juan Manuel Fangio, involucrado en la construcción de la pista, era que el autódromo pudiera hospedar a partir de 1973 el Grand Prix de la República Argentina de Fórmula 1, pero el autódromo fue terminado sobre la hora, la infraestructura no era la mejor, la lluvia complicó los planes y los europeos sugirieron que el autódromo nunca sería aprobado por la FIA para un GP de F1. Con todas en contra, el “Chueco” no insistió más y a partir de allí, el circuito se limitó a recibir categorías nacionales, o con organización nacional, pero participación regional, como sucedió con la F2 Sudamericana.

 

 

 

Una pista con nivel internacional

 

Superado aquel “mal trago”, el paso de los años hizo que el autódromo sea protagonista de varios contrapuntos y momentos históricos del automovilismo argentino. La Fórmula Nacional trajo su propio espectáculo meses después. Luego aparecieron los monopostos, F2, F3, CODASUR, Campeonato Argentino de pilotos, cafeteras, Sidecars, Motos y el esperado TC, que tuvo a Oscar Castellano como primer ganador. También tuvieron su paso frustrado el TC2000 y el Top Race, además de otros eventos diferenciados del automovilismo deportivo. En los últimos años hubo automovilismo Zonal y Nacional, Rally Argentino y CARX.

 

EL FUNDADOR. El ex intendente Juan José Mare le bajó la bandera a cuadros al proyecto en enero del ’72.

 

 

Mare: “es uno de los escenarios más reconocidos del país”

 

Meses antes de su fallecimiento, en 2010, el intendente de entonces Juan José Mare recordó aquellos días de la titánica obra: “Por aquellos días costaba mucho trabajar, hubo deslizamientos e inconvenientes que nunca pudieron resolverse. Creo que fue un esfuerzo titánico, pero lo hicimos porque la gente de Balcarce puso su apoyo y se pudo hacer. Hoy es uno de los escenarios automovilísticos más reconocidos del país y oportunamente decidimos ponerle el nombre de Juan Manuel Fangio como un homenaje en vida, como deben ser los homenajes”, decía en aquel caluroso día de marzo, aquel ex intendente.

 

DIA HISTORICO. Calamante gana en el Fangio. Es el único local en la categoría que ganó en el autódromo.

 

 

BASE DE DATOS

 

Nombre completo: Autódromo de influencia regional “Juan Manuel Fangio”

Fecha de fundación: 16 de enero de 1972

Construcción: Ing. José Petrini y Alberto Olivera (basado en un proyecto de Fangio).

Ubicación: Ladera noroeste de la Sierra La Barrosa (Balcarce). Se llega al circuito trasladándose por la Ruta 55 hasta la calle 79. A la izquierda, a unos 3 km, está el acceso que lleva a la sierra donde se encuentra el circuito. Entrada principal en calle 63.

Topografía: Suelo arcilloso y rocoso de 2.200 millones de años antigüedad. Cruza una vertiente a 100m de la largada, sobre la recta principal. Follaje y retamas.

Extensión total: 4.592,44mt. (Se le agregó una chicana en febrero de 2005)

Variante circuito 2: 3.302,16 mt

Record de vuelta TC: Guido Falaschi 1:39.643 (13-11-2011).

 

EL ULTIMO DIA. Falaschi da el último giro antes de la tragedia, en 2011. El TC no volvió desde entonces.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior